No son necesarias las palabras; sí, las palabras estarán por demás, sobrarán y no tendrán el valor suficiente… por ahora es mejor el silencio.

Silencio; mientras nuestras miradas se cruzan y se conocen de nuevo, mientras pierden la verguenza, mientras tratan de estar en paz, que el silencio predomine mientras nuestros ojos hablan por un momento.

Silencio; entre tanto nuestras respiraciones congenian, mientras los suspiros se ponen de acuerdo para volar al mismo tiempo, mientras las palpitaciones tengan eco en nuestros pechos; sí, que el silencio reine mientras el aire entre nosotros tenga una misma temperatura.

Silencio, que haya silencio y que nuestras memorias vayan al pasado, que regresen a junio para tener las mismas sonrisas, que el silencio nos acompañe al pasado para que volvamos a vivir la razón de vivir; que haya silencio, que haya total silencio mientras los recuerdos nos gritan nuestro amor.

Silencio; que los besos no se aglomeren, que no haya el descontrol de los labios, que el silencio venga y nos bese al mismo tiempo; así mismo, que haya silencio justo ahora y que no hayan besos que traten de compensar heridas.

Silencio, mi mejor momento, mi mejor estado sentimental, mi mejor amigo. Sabe abrazarme y escucharme, sabe llorar conmigo; fue por eso que lo invité a nuestra cita, quizás así sea más larga nuestra charla de esta noche.