Willy Andres Acosta Ortega.
Hay una frase bí­blica que dice: “por sus obras los van a conocer” y creo que es muy real; asi que mejor les digo lo que hice y lo que hago, para que pueden conocer algo de lo que soy.

Nacido en Camiri, Provincia Cordillera; Santa Cruz, Bolivia. Terminé mi formación escolar en la Escuela Cristiana Camireña, y estando en el primer grado de secundaria, me llamó mucho la atención todo lo referente a las computadoras y lo relacionado con la informática y sistemas computacionales. Me trasladé a Santa Cruz e hice varios cursos relacionados a mi carrera, Ing. de Sistemas. Luego incursioné en todo lo que es el desarrollo de sitios, aplicaciones web y aplicaciones para celulares.

Estudié la carrera Ingenierí­a de Sistemas, en la Universidad Privada Domingo Savio y titulado del Diplomado de Liderazgo Emprendedor y Tecnologí­a. Dicto en muchos seminarios y cursos relacionados con la tecnologí­a de internet, programación web – y todo ello me empujó a conocer más sobre el software libre (código abierto) y temas afines.

Trabajo con el desarrollo de aplicaciones y sistemas para internet, con programación y el desarrollo de proyectos tecnológicos con herramientas de código abierto. Soy actual dueño y fundador de la empresa Creatica la cual se dedica a proveer hospedaje y administración de dominios, desarrollar blogs profesionales y además de promocionarlos de manera correcta y eficiente; además de asesoría para empresas en lo relacionado a las redes sociales y su presencia digital.

Soy implusor y cofundador de lo que fue la Comunidad Firefox en Bolivia, que tiempo después se transformó en Mozilla Bolivia. Además soy impulsor y fundador del Periódico Digital del Chaco, ElChaco.info, el primer periódico digital en la región del chaco de Bolivia. Soy consultor y doy asesoramiento a presonas y empresas para su presencia en internet, redes sociales y marketing digital.

Tuve, además, el privilegio de publicar libros de poesía y novelas, es un gusto que heredé de mi mamá y disfruto hacerlo mientras me visita ella (mi inspiración, mi cómplice) nos ponemos a charlar por varios días, reímos, recordamos; luego de esos momentos, siempre nace un buen libro.

Sigo aprendiendo, sigo adaptándome a los cambios de la tecnología, sigo siendo parte de este mundo, sigo vivo y por lo tanto en movimiento.