Por favor no esperen una lectura para hoy.

Para hoy no tengo letras, no tengo palabras solo tengo molestia y rabia; tengo sensaciones que se colisionan y se mezclan entre ellas.

Pensando bien, algunas veces prefería estar en silencio, creo que dos veces fue aquel detalle; pero ahora no quiero exponerlos a mis quejas, decidí guardar todo para mí, decidí no sacar nada, que todo quede dentro y que se creen mohos alrededor de todo; la oscuridad es mejor; sin darnos cuenta todo puede ir muriendo lentamente.

No quiero escribir, de hecho, decido no escribir hoy.

He visto, alguna vez, que guardarse en silencio es mejor que gritar, romper cosas y hacer alboroto; no vale la pena ahora, no vale la pena escribir.

Así acaba mi momento en este rincón.

Hoy no quiero escribir… y no es disculpa.