Él conoce muy bien cuál es su fín,
No tiene intensiones de volver;
Cada vez que la mira, ve su botín
Al final solo eso ve en cada mujer.
Palabras seguras, sonrisa y caricias;
Nada brusco para ocultar las malicias.

Ella sonríe sin darse cuenta del plan,
Tal vez lo sospecha; pero prefiere dudar;
Ilusiones de reojo para alejar el mal,
No le teme al mar, aunque no sabe nadar.
Considera que es inteligente, lo admira,
Que grande es el amor, aún suspira.

Él sueña con la satisfacción final,
Poco piensa en conocer a su majestad;
Promesas, mimos y un gran manantial,
No importa si duele amor sin lealtad.
Más cerca que nunca, aprovecha el beso;
no dicen nada, ambos esperban eso.

No puedo contar el final de todo esto,
Aún los miro en la mesa del frente;
Le ayuda con la con silla, cual maestro,
“Hoy es la noche” piensa en su mente.
Él camina seguro cual buen cazador,
Ella vuela, cree sentir el amor como ardor.