“La paz obtenida con la punta de una espada no es más que una tregua”

(Pierre J. Proudhon)

“No hay paz sin perdón”

(Juan Pablo II)