Las leyes condenan a quien roba un pan
Y absuelven a quien roba una ilusión.

Jose Narosky