Estas fechas causan un sin fin de sentimientos, sin duda. De los buenos y de los otros. Se crea o no se crea que hace mucho tiempo haya venido Dios mismo encarnado en un hombre, lo tenemos como la persona que marcó la historia. Nuestro mundo reconoce que hay un antes y un después de Jesús.

No sé qué clase de persona eres, si eres de quienes se emocionan por estas fechas, por los feriados, las fiestas, los juntes de amigos, las reuniones familiares. No sé si eres de quienes prefieren quedar a un lado y no pensar en todo esto, “mientras más rápido pasen estos días… mejor”.

Lo que creo, lo resumo en estas frases.

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año.
– Charles Dickens (1812-1870) Escritor británico.

La Navidad agita una varita mágica sobre el mundo, y por eso, todo es más suave y más hermoso.
– Norman Vincent Peale (1898-1993) Predicador cristiano y escritor.

Siendo niños éramos agradecidos con los que nos llenaban los calcetines por Navidad. ¿Por qué no agradecíamos a Dios que llenara nuestros calcentines con nuestros pies?
– Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.

No soy nada especial; pero considero que el vivir este tiempo como se debe me da la oportunidad de ser algo, alguien en medio de un mundo donde quiere olvidarse de los más importante.