Hablando de miedos

Recuerdo claramente cuando escuché la pregunta; estaba sentado en medio de muchos otros jóvenes estudiantes, estaba analizando si debía o no levantarme para hablar; y no hablar solo, sino tener una charla con una persona que, en ese momento, no conocía mucho. Definir qué pensaba exactamente es un poco difícil ahora; pero se los puedo resumir en una sola palabra: miedo, sí tenía miedo.

Tuve la oportunidad de dictar un taller de blogs hace un mes atrás; una de las participantes hablaba sobre el miedo que tenía para emprender algo, o para hacer una inversión, ella tenía miedo a perder y no responder de acuerdo de lo que ella misma esperaba.

El temor causa un efecto bien particular en todos nosotros, el miedo paraliza, el miedo no te deja mover, no te deja tomar una decisión, no te permite ver más allá, no te permite abrir nuevos horizontes, el miedo te deja completamente quieto. El miedo es algo que está en nosotros, nadie puede decir que nunca ha sentido miedo sobre algo; creo que todos tenemos una suerte de fobia a algo: a hablar en público, a conocer gente, a estar en un lugar cerrado, a las alturas, etc.

Un emprendedor esa alguien diferente, afronta sus propios miedos, sabe que enfrentar y vencer una pequeña fobia puede ser la diferencia que marcará su vida para siempre. Tengo una pregunta que me desafía mucho y es esta: ¿Qué hace que haya multimillonarios a mi edad? – ¿cuál es la diferencia?; creo firmemente que es el enfrentar a lo que ellos temen: la posibilidad del fracaso, de perderlo todo, o miedos que quizá ni conocemos. Un emprendedor no es aquella persona que no mide los riesgos; sino que sabe manejarlos.

¿Te conoces a tal punto de identificar tus propios miedos? – porque si no sabes a que le tienes miedo, muy difícilmente podrás vencerlos. Si ya los conoces, no les regales otra victoria, vénce tus miedos y marquemos la diferencia; por nosotros, por nuestra familia, por nuestra patria.

Yo tuve miedo, y la pregunta era sencilla: ¿Qué esperan de este curso?, y la hizo Ricardo Román en el inicio del Diplomado de Emprendimiento. En ese momento me ganó el temor y perdí una gran oportunidad y perdí tiempo. Aunque luego pude levantarme y hablar, siempre voy a recordar el momento en que me dejé vencer por un miedo chiquitito, el miedo a hablar en medio de un grupo de personas desconocidas.

← Anterior

Siguiente →

3 Comentarios

  1. Si, la verdad es que el miedo es algo muy dificil de manejar, gracias a Dios yo no tengo miedo al público, tal vez a lo que tengo miedo es a otro tipo de cosas, como mis inseguridades…
    Oye, despues que te ayude con tu video dejaste de comentar en mi blog, osea, no es una buena manera de agradecer… espero tus comments, y quiero ver tu video.

  2. Yo le tengo miedo al miedo… jeje, en cuestión creo que el miedo es bueno depende de nosotros, depende que la reacción y los efectos que estos tienen ante el miedo… el miedo si nos hace por ejemplo acercarnos más a Dios puede ser de ayuda (claro si luego de termine el miedo no nos volvemos a alejar)… el miedo vencido puede ser una puerta en la que podamos entrar cuando afrontamos nuevamente el mismo miedo xq ya sabemos q hay detrás de todo eso y sabemos q podemos vencerlo… la cosa es cómo manejamos el miedo… ya me dio miedo 😯

  3. miedo? que significa? me he pasado más de la mitad de la vida evitando cosas por miedo, he ido a todo tipo de terapeutas y he llegado a la conclusión de que nacemos con algún tipo de herencia genética karma o llámalo como tú quieras; que hace que tengamos que pasar por alguna prueba que tendremos que superar en esta vida…. no se en ello estoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comparte:

Gracias por compartirlo en tus redes sociales.