Escribir poemas, pensar en tu sonrisa, abrir las ventanas de tu alma con palabras de cariño, vivir cada día esperando al siguiente para verte de nuevo, comer mis penas amargas y sentirlas dulces cuando me tomas la mano, olvidar que es hora de comer, dejar a un lado el reloj y olvidarnos que existe, reir solo porque estoy contigo, que cada broma es perfecta para una carcajada, disfrutar tus golpes en mi brazo, amar tus nervios, comer lo que sea con tal de que sea contigo, lamer nuestros labios disfrutando los postres, cada minuto hacerlo eterno, pensar en ti en cada canción, escribir de nuevo cuando justo acabo de publicar algo nuevo, olvidarme de mí para que tú seas lo más importante, abrazarte cuando menos lo pienses, besar tus lágrimas para hacerlas mías, dormir a tu lado cada noche, odiar esta distancia, odiar las noches largas, esperar el siguiente viaje a nuestro mundo perfecto…

¡Rayos, parece que estoy enamorado! –