Tenía la genial costumbre de escribir más. Recuerdo muy bien que lo hacía día por medio, eso es significa de 4 a 3 publicaciones por semana, para alguien normal que comenzaba suele ser casi anormal; pero estaba decidido a hacerlo. Como en la vida de casi todos (y no trato de justificarme) llega el momento en que casi sin pensar, eso se fue alargando a simplemente escribir 1 sola vez por semana.

Ahora veo con tristeza todas las oportunidades que he perdido por no haber aprovechado al máximo esta herramienta (aunque tampoco estoy perdido del todo). He perdido la aportunidad de brindar valor, consejos y hasta herramientas que pueden ayudar a alguien que los necesite en su momento.

Entonces; decido volver para atrás y retomar lo que hacía antes y lo haré de la misma forma en que comencé a dejarlo, voy retomar la escritura en mi blog (para hacerlo más seguido) de manera gradual. Estoy seguro que algún día me veré escribiendo de manera diaria, nada raro que seá dentro de algún par de meses.

¡A escribir! – por cierto: ¿tienes o tenía un blog? ¿por qué no escribes? – si lees, tienes mucho para decir.