Una de las pocas veces en que podemos disfrutar de un espectáculo natural en Camiri. Las nubes se tornaron a modo de algodón justo encima del Cerro Sararenda.