Ilusiones, impotencia y decepciones, en menos de una semana.

Hasta ahora ya cayeron los grandes, los favoritya estan en casa y los, quizá, equipos menos apoyados estan peleando el campeonato y el orgullo de ser el mejore en américa del sur.

Bolivia, ilusionó. El primer gran partido de Bolivia, opacando en gran manera a uno de los grandes. Argentina, como local, tuvo el gran trabajo de empatar el partido para evitar una verguenza más grande, obviamente no les gustó para nada; pero fue el anuncio de una caida segura.

Bolivia, en el segundo partido, nos puso en realidad de nuestro futbol. No sabemos definir un partido cuando la situación así lo exige, no hay la competencia necesaria para anotarnos entre los que siguen en carrera, el retorno a casa era cada vez más seguro.

Bolivia, nos rompe el corazón desde el momento en que deja que otro equipo nos gane la moral y la oportunidad de seguir.

Bolivia aún esta lejos de aquellos equipos de antaño y usar el mismo diseño de camiseta no nos acerca a aquel sueño tan anhelado, estar en la Copa Mundial. Al final, seguimos, solo espero que sepamos levantarnos.. porque caminando es como se avanza.