Estaba solo,
Estaba esperando tu sonrisa.
Sí, te esperamos; la luna y yo.
Estuvismo atentos a tu llegada;
Seguramente trataste,
A lo mejor algo te impidió venir,
La charla hasta la madrugada esperó.

Estuve en el fondo de mi habitación,
Estuve en el rincón de mi cama,
Me mantuve atento al timbre;
Esperaba tu llamada,
Seguro que viniste y no me di cuenta;
O llegaste sin murmullo;
Pero aquí te esperamos.

La luna me calmaba,
Iluminaba mis pensamientos,
Solamente para no pensar.
Charlamos por horas,
Como lo hago contigo;
Me contó que te había visto
Y aún te cela.

Te esperé anoche;
No quería escribir esta mañana,
No era importante respirar,
No era necesario despertar.
Te esperé, era nuestra cita;
Te fuiste divagando,
Te marchaste pensando.

Te esperamos anoche;
La luna se emocionó,
Hace tiempo que no charlaba con ella,
Me quería abrazar, no la dejé.
La luna me miró, de madrugada,
Me preguntó esperanzada:
¿Nos veremos esta noche?.