Me siento frustrado. Creo que es la mejor frase con la que puedo comenzar esta publicación, aunque considerando bien, también tengo muchos otros sentimientos: impotencia, molestia, indignación.

He leido muchas publicaciones en medio de este último partido contra Argentina, no cabe duda que el hecho de apoyar a nuestra selección bajo cualquier circunstancia, es inconmovible, no tiene precio; incluso cuando las publicaciones denotan mucha rabia.

Definitivamente no tengo la solución para que la selección de futbol de Bolivia sea mejor, no sé quién la tenga, a lo mejor es un entrenador Boliviano. Todos creen que fue Azkargorta quien nos llevó al mundial; pero yo creo que solo fue el trabajo conjunto de una selección, aquella misma que daba todo por anotar un gol que marque la victoria.

Todos esperamos que Bolivia mejore su presentación; pero eso no sucederá si no se cambia la visión y el modo de trabajo. ¿Cómo esperamos tener diferentes resultados si seguimos haciendo lo mismo? – al final; pero con mucha tristeza y frustración, siempre diré: Viva mi Patria Bolivia.