El destino no es asunto de suerte;
es asunto de decisiones.
No es algo que se espera,
es algo que se logra.