El que está esperando que algo vaya hacia arriba,
pudiera comenzar con las mangas de su propia camisa.