Si no viste algo extraordinario en el día, es que no tuviste un día.