De verdad que nos encontarmos muy lejos de lo que realmente quisiéramos para nuetra Bolivia. Un país ideal, con ciudadanos que esten contentos, disfrutando de tener lo que tienen y batallando cada día por ser mejores personas. Personas con honor.

Honor, casi podría estar seguro que muchos desconcen el significado de este valor humano. Creo que en nuestra Bolivia, por mucho tiempo hemos olvidado lo que es algo tan grande como el honor. Honor en cada persona, desde el más sencillo sirviente hasta la más alta autoridad.

¿Qué cambiaría si cada uno de nosotros viviera bajo el régimen del honor? – parece imposible tan solo pensarlo, ¿cierto?.

Los valores, desde el más sencillo hasta el más exigente, no tienen lugar en nuestra sociedad. Cada uno de nosotros hemos echado fuera y los hemos olvidado. Cuando dejamos que nuestros hijos boten basura donde quieran, cuando los alejamos de sus responsabilidades, cuando dejamos pasar una falta que merece disciplina, cuando nos les ensañamos lo correcto.

Me hace pensar esta frase dicha por C.S. Lewis: “Nos reímos del honor y luego nos sorprendemos de encontrar traidores entre nosotros” – ¿Tenemos honor?