No es que lo haya dicho y por eso pasó; pero es de esperarse cuando los extremos son el condimento en los dí­as de carnaval. Mientras tanto, nadie le da pelota a esto ni a esto otro.