Es un gusto muy aparte, es como volver a vivir. Volver a leer lo que escribiste hace mucho tiempo, hace volver a tu mente, a tu voz y a tu corazón, quien eras en ese momento.

Fue casi por accidente (acaso así se originan casi todos los milagros) había rescatado algunos escritos de años, una recopilación de agendas y cuaderno. Eran canciones para mí, eran letras de canciones sin melodías. Un historia muy aparte para leer.

Una amiga y su novio me ayudaron a plasmar este conjunto de letras y me ayudaron a dar vida a mi primer libro. De ahí hasta aquí solo fueron momentos de seguir acumulando letras y libros, muchos de ellos los puedes descargar gratis desde este sitio.

Hoy, tuve un viaje al pasado y tuve la oportunidad de volver para escribirles esto que leen.

Leí a detalle mi primer libro, Guitarra Y Solo, como si fuera mi primera vez, como si no supiera con qué encontrarme y al final tuve una hermosas sensación, una grata mezcla de sentimientos y suspiros. Es por eso que insisto en mi afirmación: Es un gusto muy aparte, es como volver a vivir.

Cuando miras las estrellas, nunca las vuelves a ver de la misma manera cuando regresas a buscarlas de nuevo. De hecho, no vemos la misma luz. Algo así sucede cuando regresamos a un libro que ya hemos leído antes, no vemos la misma luz de ellos. Es simplemente maravilloso.

Con esta experiencia reciente, volví a leer lo que ya tengo escrito de mi nuevo libro de haikus (sin título aún). Es algo simplemente grandioso. Estoy seguro que sentiré algo diferente cuando lea mi libro recien impreso, y eso me pone ancioso.

Regresa a ver a leer de nuevo ese libro que disfrutaste antes. Te desafío.