La vida y la manera de ver las cosas, me empuja a vivir y pensar por medio de los haikus, es lo que me gusta de esta etapa de mi vida.

Me enamoré del haiku desde el momento en que supe que es un desafío en la poesía; decir tanto con tan solo 5 – 7 – 5 sílabas, es una maravilla única que se vuelve en un estilo de vida.

La Inspiración…

El clima, una flor, nubes, sol, cerros, montañas, luna, una foto, unas palabras… ahora, imaginen todo esto (y más) mezclado. El lugar de donde viene un haiku puede estar justo frente a nosotros, todo es cuestión de saber escuchar, ver y sentir. Las palabras vienen.

Escribir un haiku se convierte en algo tan natural y práctico; muchas veces sale de manera natural. Es algo único.

Un nuevo libro…

Se gesta un nuevo libro de haikus. Comencé a escribir nuevos, recorriendo otoño e invierno, recopilando letras e inspiración. Desde inicios de mayo y contando. Pretendo editar mi propio libro, hacer la impresión y buscar la manera de llegar a la Feria Del Libro de Santa Cruz de la Sierra.

Los pasos a seguir:
– Escribir 99 haikus.
– Buscar nombre del libro (apenas tengo 1 idea).
– Buscar quien haga 11 dibujos relacionados (1 portada / 10 internos).
– Editar el libro.
– Mandar a impresión.
– Disfrutar e impregnarme de ese bello olor a libro nuevo.
– Buscar lugar en La Feria Del Libro y una noche para el lanzamiento.

Siempre pienso en dejar de escribir, de publicar; pero siempre llega mi complicidad y es imposible resistirse.

Tú, cómplice; siempre llegas en el momento adecuado. Gracias, inspiración.