Recien el fin de semana pasado pude difinirme por completo a qué equipo apoyar entre los rivales de siempre en el viejo mundo. El tan amado Barcelona y su archi rival El Real Madrid.

En definitiva desde ahora apoyo al Real Madrid, es un gran equipo y dio prueba de eso al ganarle, en su propia casa, al mismo Barcelona, puedo entender que el equipo de Messi sea más popular; pero no llena las espectativas de este simple bloguero.

Hoy, al ver como Barcelona, se desesperaba por quedar en el juego frente al Chelsea, me di cuenta que nada es para siempre, en “las chuteras” de Messi estaba la esperanza de seguir en camino; pero fue trágicamente desperdiciada, el mejor jugador del mundo junto al mejor equipo del mundo quedaron fuera de competencia.

Me gustaría saber luego lo que pasa por la mente de Messi, del entrenador y de algunos otros luego de esta derrota.

A lo mejor tenemos Barcelona y Messi para rato; pero puede que todo esto sea el punto de bajada. Cada partido tiene su historia, en definitiva; pero cada partido puede ser histórico y eso es lo que hace especial la cosa.