Chapulín: Si te ayudo…

Leave a Reply

Comentar:

  1. Excelente paralelismo el que haces del presidente y su accionar con el Chapulín, pero es la verdad, es nuestra triste realidad con el gobierno central y su disque discurso de “salvar vidas”…. no se hasta donde llegaremos con esto.

  2. Lo del chistesito del Chapulín, como chiste -aún en estos momentos en que la gente necesita de ayuda- puede pasar, lo que no comprendo es cómo podemos esperar que este gobierno -esto es válido para cualquier otro en Bolivia en estos tiempos- sea capaz de resolver los problemas que se presentan con la celeridad con el que sus celosos inquisidores se lo exigen. Yo, a diferencia de todos aquellos que creen que el Evo es el Supermán de Los Andes, creo que aún si Evo fuera logísticamente y económicamente capaz de resolver este simple problema [de la inundación] no sería ni un poquito suficiente, por la sencilla razón de que no es el único [problema] que tenemos. Ya, ya sé, para eso tiene colaboradores, pues. Lo que tenemos que hacer es evitar crear problema imaginarios que nos quiten el tiempo y nos desgasten, como aquellas insufribles discusiones bizantinas sobre los dos tercios de la Asamblea Constituyente, que, como se vio, no fueron buenas para nada, sólo para hacer que el estado pierda más dinero pagando a unos inútiles que no se podían poner de acuerdo.
    Este gobierno, como nunca antes en la historia republicana, está siendo olímpicamente criticado como ningún otro, más merecedor de ello, lo fue en tiempos pretéritos a nuestra nóvel democracia en el país. Lo que es peor, aquellos que se dicen defensores de las libertades en Bolivia (muchos ex-miembros de esos gobiernos pasados), nunca fueron capaces de defendernos del atraso al que nos metimos desde tiempos inmemoriales. ¿Cómo es que, de repente, tenemos una eclosión tan fértil de demócratas y pensadores en el país? ¿Será que nos estamos acercando a la Edad de Oro Boliviana? Es ese grupo de insatisfechos el que mantiene las brasas de enfrentamiento que amenazan de una vez por todas con incendiarnos. ¿Acaso debemos permitirlo? Es una verdadera pena.
    En fin, ese es otro tema, y de lo que se trata aquí es de trabajar sin criticar tan mojigata y detalladamente a un gobierno que por diferentes razones no va a ser capaz de dar abasto a todas las demandas. Lo mejor que podemos hacer es poner nuestros hombros y nuestras cabezas para pensar las cosas de mejor manera y evitar más confrontación con interpretaciones excesivamente celosas del asunto; pero, sobre todo, tratar de que nuestras diferencias desaparezcan en un momento en el que no son necesarias ni tampoco le hacen bien a todos aquellos que se encuentran en situaciones difíciles por fenómenos que están fuera del alcance de cualquier autoridad solitaria o comunal.

    Saludos Rebeldes

  3. Estimado Willy: Parece que me aludiste en este tu post, o al menos eso sentí, quizás producto de mi exagerada susceptibilidad. Este, compañero, no es un tema por el que vaya a hacer polémica: me equivoqué, quizás no estabas politizando el tema, te pido disculpas.

    Y te aconsejo -esto ya como consejo- que ante la aberrante manipulación del desastre no sólo del gobierno sino también de las prefecturas, nos sumemos a la movilización ciudadana, la ocasión lo amerita.

    Nuevamente me quedo con tu frase superior (el siguiente post) abracemonós y saquémosle la lengua a quiénes manipulan este tema, vengan de donde vengan, y procuremos abrazar/ayudar a la gente del norte del país.

    Saludos

Mis Redes Sociales

Facebook Instagram TikTok Spotify Feed

Mis libros

Guitarra Y Solo Guitarra Y Solo: Sostenido Versus: Vencer Otra Vez El Hijo De Un Padre Regalo Haikus En Bemol Complicidad Eterno Otoño

Sliding Sidebar