Celebrar el más grande evento de la humanidad sin tomar en cuenta su verdadero sentido, solo otra excusa para estar en casa o para crear otro feriado en el año. Por primera vez en mi vida estuve lejos de la familia “celebrando” la navidad, una noche sin sabor con personas y vecinos que pensaban en la comidad, la bebida y temas muy lejos del tema central de la noche. ¿Suena muy religioso? -puede ser- pero a lo mejor el olvidarnos de cosas importantes es lo que hace que vivamos como vivimos.

Anoche recordé que Jesús decide vistar a la humanidad, con un plan muy bien pensado para darnos una oportunidad de conocer al Creador de todo, anoche recordé que su nacimiento fue un milagro, su vida un gran ejemplo, su muerte la obra de amor nunca antes vista, su resucción el sello que marca la victoria a favor de nosotros. ¿Feliz navidad?… claro que sí, pensando en todo esto, claro que sí y el resto se disfruta de otra manera.

Un saludo para todos, un abrazo en la distancia. Feliz navidad.