Son acusaciones muy fuertes y muy osadas al mismo tiempo; implicar así no más a autoridades no es cosa de estar jugando. Sobre la forma en que presentó todo, hay muchas dudas, muchos huecos y preguntas sin respuesta en forma completa.

Para ser sincero, aunque exista la remota posibilidad de comprobar legalmente el vínculo de estas autoridades con el terrorismo, no dejaré de creer en lo que significa la verdadera democracia, no dejaré de negar que hay maneras más humanas para resolver diferencias y no solo mediante la violencia, la militarización o la intimidación. Daría pena ver a quienes escuchamos hablar contra la violencia, hoy se  encuentren siendo culpables de tales cosas.

Una cosa es acusar justamente, otra es tomar varias cartulinas y dibujar rayas tratando de implicar a otros solo por que sí. Demostrar tales acusaciones será lo que valga en todo esto.

Bolivia necesita de sus líderes, necesita líderes. Los que ahora tenemos estan ocupados buscando implicar a los del bando contrario y eso se ve en ambos lados.