La forma en que se encara los cambios en Bolivia deben ser muy acertados y bien pensados. De aquí en adelante no le veo mucho camino difícil a la aprobación de la nueva CPE de Bolivia; por lo menos es la sensación que se nota en general.

¿Cuál es el camino seguro para Santa Cruz? – difícil consulta, tomando en cuenta todo lo que se hizo hasta este momento; no creo que nuestros líderes esten pensando en dejar de lado tanta lucha.

Leo algunas ideas:
Landívar planteó que hay que generar liderazgos locales para que el cruceño emergente deje de ir ‘colgado’ de la fórmula de un representante de occidente, la creación de un ‘estado mayor cruceño’.
Germán Antelo dice, se debe crear una entidad (partido o agrupación) democrática y plural. Somos demócratas, creemos en la libertad, el ser humano es el centro del proyecto y el hombre no debe supeditarse a la economía; la inversión pública y los ingresos deben estar bien distribuidos para que a todos les llegue un mínimo de servicios básicos, atención, caminos, entre otros beneficios.
Sergio Antelo. En su opinión, con la reforma constitucional de 1994 no sólo se perdió la figura de los Gobiernos departamentales, sino que también al desaparecer las corporaciones de desarrollo se acabó el ‘paraestado’ o Estado paralelo, que funcionaba dentro de Santa Cruz y que permitió, por ejemplo, establecer prioridades de desarrollo humano. Antelo critica al prefecto, Rubén Costas, el hecho de nunca haber creado un ‘Poder Ejecutivo departamental’, luego de la aprobación del Estatuto Autonómico, y considera que era tal la falta de anclaje social del proyecto autonómico que, luego del 4 de mayo, la única medida que se tomó fue elevar el salario mínimo a Bs 1.000, como una especie de ‘regalo de las empresas privadas’.