Si las acusaciones hacia García Linera son verdaderas; entonces veremos, sin ningún tipo de velo, el gobierno dictador que tiene Bolivia. Aún seguimos en el camino.