Un beso, definitivamente es el mejor de los inventos, es único, es perfecto y no se puede comparar con nada en lo absoluto. Un beso marca la diferencia.

No tengo dudas que mi mamá y mi papá me dieron besos de pequeño, cuando era un bebé (es mala onda no tener memoria de aquello) pero no deja de ser hermoso imaginarlo. Yo aprovecho cada momento para besar a mis hijos, estoy seguro que alguno de ellos se les quedará en la memoria y le serán de ayuda en el futuro.

Se usan los besos para hacer que nuestra vida tenga sentido o se marquen momentos especiales. Es algo único y especial. ¿Te imaginas un mundo sin besos?.

Pero no quiero llegar al punto de traerles a la memoria besos con tu pareja o besos casuales, de hecho me gustaría que recuerdes más esos besos que sellaron un perdón, que sellaron un acuerdo o esos besos que marcaron un viaje, un beso que te hizo sentir de nuevo en casa, te animo a recordar esos besos cuando agradeciste algo, cuando lo mezclaste con un momento especial, etc.

Un beso puede marcar un momento especial en nuestras vidas, puede darnos motivos para regresar, motivos para esperar un futuro, puede darnos muchos motivos para escribir, puede darnos motivos para vivir y sonreir. Vale la pena regalar besos y aprender a recibirlos.

Gracias a mi familia por sus regalos y su cariño; pero sin lugar a dudas, lo mejor es recibir un beso… y mucho mejor si esta mezclado con un abrazo.