Es curioso pensar, casi siempre, que el silencio es sinónimo de ausencia. No siempre. Muchas veces es cuando recibimos un gran abrazo, un beso o una mirada de confianza.

Ahí estaré. En silencio.