Supuestamente es para que todos decidamos si Evo se va o no del poder, además de decidir lo mismo con los prefectos de cada departamento. Realmente algo inédito lo que vamos a vivir este próximo domingo en nuestro país. Aunque ya sospechamo lo que vaya suceder con los resultados del próximo referendum.

La pregunta que existe es: ¿realmente va a ayudar todo esto a Bolivia, o va a ayudar al gobierno?.

No me sorprendería si Evo consigue más del 53% de aceptación, total se ayudaron con la carnetización, resucitaron muertos, los viajeros que estan otros países por años (por arte de magia) todos estan habilitados para votar. Como si eso no fuera sufiente y seguro para ellos, Exceni (que sería como un árbitro en todo esto) está del lado del gobierno, siendo que la CNE debería ser un órgano completamente imparcial. Bueno… la historia de siempre.

El gobierno no aprobó lo del referendum revocatorio para someterse a prueba delante del pueblo, lo hizo para deshacerse de los prefectos que de a poco se volvieron en parte de la oposición, sin contar que los estatutos autonómicos le han dado muchos dolores de cabeza. Asi que la mejor idea es sacarlos del camino, destrozarlos; como bien dijo el mismo Evo Morales: “Yo muchas veces dije que creo que estoy preparado para ser dirigente sindical, porque cuando aparece un opositor quiero destrozarlo; sin embargo me dicen que como Presidente tengo que tolerar y aguantar”.