Cuando dejas de creer, simplemente dejas de existir.
Si no crees en algo, caeras por nada.