Sonará cliché; pero estoy seguro que muchos tampoco encontrarían palabras para agradecer a la persona que nos dió la oportunidad de vivir.

Gracias mamá Ecilda, por todo el tiempo que brindas para seguir enseñándome, gracias por tu paciencia y tu constancia.
Mamá Blanca, gracias por todo el apoyo y el cariño que sentimos de su parte.
Dios bendiga mucho a nuestras madres.

Mamá Sarita, la mamá de mi hijita. Gracias por estar siempre presente, gracias por todo el cuidado y por ser sabia al guiar a nuestra hijita, te amo.
Mamá Karina, mamá de mis sobrinos. Cariñosa y tierna con sus hijos y muy valiente en todo momento, un saludo en la distancia. Los queremos mucho.

Feliz día.!!