Nuestra alma siempre se cierra ante la mentira
pero sabemos usar muy bien la pata de cabra