Un saludo para todos. Realmente un extenso fin de semana donde se pudo ver diferentes celebraciones; pero creo que la principal fue la semana santa. Solo algunos días para recordar lo que Cristo hizo a favor de la humanidad; pero creo que muchos hacen solo eso, recordar y nada más.

Que lástima que algo tan importante solo lo recordemos y nada más, y no digo que los que se castigan estan haciendo algo diferente, es solo que si todos entendiéramos de manera adecuada lo que recordamos en semana santa, sería diferente nuestra celebración. No creo que Jesús haya sufrido para que otros quieran hacer lo mismo; creo que Jesús murió por nosotros, para que tengamos vida, y esta vida es abundante.

22 de marzo, “Día Internacional del Agua“. Las Naciones Unidas lanzó oficialmente el Año Internacional de Saneamiento para acelerar los esfuerzos por 2,6 millones de personas en todo el mundo que carecen de instalaciones de saneamiento. Esta es la meta para este año y este es el nuevo lema para una fecha tan importante como esta.

Este día me llevó a pensar, si la manera en que estamos usando el agua es la más adecuada aquí en nuestra ciudad. ¿Cómo estoy usando el agua?, ¿cómo la usas tu?.

23 de marzo. Llega un momento en que uno se cansa de escuchar lo mismo, a cada rato o a cada año, todo se resume en un discurso que todos podríamos decirlo de memoria. Cada “día del mar” no lamentamos, nos acordamos de Eduardo Abaroa y de su frase tan repetida por los prefesores en los colegios.

De esa fecha hasta hoy, ¿qué tanto hemos hecho para acercarnos al mar?. Las noticias siempre nos muestran que los gobiernos -todas las veces- estan mejorando las charlas, con el país vecino, para tener una salida al mar; pero hasta ahora solo es eso y anda más. ¿Se han dado cuenta que somos el único país que celebra una guerra perdida?.

Esta bien, perdimos el mar pero eso -como hoy- es por gobiernos que solo buscan poner sus traseros en los sillones de mando para hacer lo que quieran, no hay quien piense en toda Bolivia. ¿Acaso, una derrota, no nos debe empujar a levantarnos y reconquistar lo que perdimos?, ¿cuál es el compromiso actual de cada uno de nosotros para tener una salida al mar?.