Cultura, costumbre, otro feriado, vacaciones chiquitas… cada uno toma su propio significado de estos días; con todo considero que los que tenemos un trasfondo basado en el cristianismo, tenemos esta oportunidad para recordar lo que Jesús, el Hijo de Dios, hizo por todos nosotros.

¿Lo tomamos muy liviano? – yo creo que sí. Digo, si no nos damos un tiempo para recordar y traer a nuestra mente lo que un Ser tan grande como Dios mismo se dió “el trabajito” de venir a mostrarnos su amor; no solo eso, sino de conseguirnos la manera de acercarnos a Él. Así de sencillo.

Puede que suene religioso, ortodoxo y hasta pacato; pero si algo tan sencillo dejamos en el olvido, especialmente en estas fechas, ¿por qué reclamamos a Dios sobre cómo va nuestra vida (país, familia, trabajo, etc.)?. Les animo a pensar sobre esto.

Feliz fin de semana.