Ando inquieto de nuevo. Aunque debo confesar que tengo un error en “mi código fuente” que no he podido solucionar del todo, pretendo cambiarlo y mejorar ese aspecto en mi vida. Les comparto algo de esto. Por lo general tengo ideas para hacer (algún sitio, alguna idea de negocio, algún emprendimiento web, etc.) la gran mayoría comienzo pensando de la mejor manera sobre el proyecto, es decir, siendo positivo. Luego de un tiempo vienen a mi mente las posibles formas en la que esta idea podría fracasar, asi que de ahí comienza una caida del ánimo y la forma de pensar en que esto podría ser mejor. Esta bien, lo sé… estoy trabajando en esto, sé que debo cambiar esta actitud.

Por ahora tengo un emprendimiento en el congelador. Tengo el dominio, hospedaje, logo y practicamente casi esta listo para que comience a caminar… aunque faltan algunos detalles para que llegue a estar listo al 100%. Yo estoy seguro que pronto veremos algo de esto en el futuro.

Ultimamente se me han estado ocurriendo ideas para lanzar por internet, por ejemplo un mercado virtual (aunque esto parece estar cubierto en Bolivia; pero no de la manera como debería serlo, creo que puedo ofrecer algo mejor, ando trabajando en esto), una red social de fotos exclusivamente de Bolivia (esto me parece un gran aporte para el arte), una amiga me compartió una idea que no ha salido de mi cabeza; una red social de artitas nacionales, otra idea es un agenda profesional (algo así como páginas amarillas; pero más “colorida”, aunque esto de los anuncios en Bolivia también parece estar cubierto)… bueno eso sólo para resumir un poco.

Tengo otros planes a corto plazo, esos sí que van a salir. Ando en proceso de lanzar mi primer audio libro, quiero presentar una nueva novela la Feria del Libro del año siguiente, quiero aportar a la cultura en mi ciudad natal, Camiri… vaya, creo que si los sueños se pudieran pagar en dinero, muchos de nosotros seríamos millonarios; pero por algo existe algo que se llama “esfuerzo”.

En definitiva, es hora de dejar de soñar y trabajar para que esos sueños se palpen (aunque soñar es un mejor comienzo).