El tema del final de día, ayer, fue sin lugar a dudas los dos goles que los colombianos hicieron ante el único gol agónico de los bolivianos. Podríamos echarle la culpa a cualquiera, admás la mesa esta servida con la cabeza de los posibles responsables.

Soy de los que creen que son solamente once los que pueden jugar; pero el resto somos “opinólogos” de cómo se debería ganar. En resumen de cuentas, es fácil ser uno que mira y dice cómo hacerlo, nosotros solo esperamos y luego del partido no sale el “profesional”.

Con todo, a mi simple entender, no soy un relator de partidos, mucho un presentador de deportes (y de estos últimos hay para hacer dulce y de todo tipo) – pero es lo que pude ver ayer, en los pocos minutos que pude aguantar frente a la tele.

No tenemos un arquero seguro, no tenemos un medio campo que tenga el control y sepa hacer llegar la pelota hacia los delanteros, cualquier delantero que sea sin balón en los pies no hay probabilidades de gol, Quinteros debió aumentar su ofensiva, Martins y Andaveris hubieran hecho más daño juntos, el jugador boliviano le guta buscar la falta y hasta a veces se las inventa (arma de doble filo) digo, ¿qué pasaría si solo se enfocaran a llegar al arco contrario evitando caer lo más posible? y por último no tenemos puntería para el gol. Todo lo anterior podríamos resumirlo en que todos no deseamos tanto ir al siguiente mundial (tanto jugadores como los “opinólogos”).

Que los comentaristas digan lo que quieran, hablen que ya conocemos su discurso trillado, tratando de sacar números y hacer cuentas para sobrevivir del favor de otro equipo, tratando de hacernos ver que el camino es largo y que falta mucho para que termine las eliminatorias. Tropa de medicores, me hacen recuerdo a mis tiempos de colegio cuando el más vago del curso sacaba sus cuentas para no quedarse de curso… al final se quedaba no más. Con razón estamos como estamos, vivimos conformo a lo que pensamos. Así de sencillo.

Antes de terminar, ESPN desarrolló un algoritmo para tratar de anticipar resultados en partidos de futbol, aún en este algoritmo tenía la ventaja de conseguir una victoria en el partido de ayer. Miren esta publicación.