Adiós, así llegamos hasta aquí;
Mañana quizás te diré que lloré,
Y hasta soñaré con volverte a ver;
Pero esto es un adiós, un amargo adiós.
Mañana, en sueños, te volveré a conquistar,
Intentaré entender el adiós;
Correré más, escribiré más,
Pelearé con mis lágrimas
Porque el adios lastima en silencio.

Adios, con un largo silencio después;
Mañana, quizás te contaré del pasado,
Mañana, será otro el dolor,
Adios, mientras que llegue el suspiro.
Mañana, miraré la luna brillar,
Le escribiré con poemas llenas,
Mañana, será hora de conjugar este adiós;
Hoy es un adiós, mañana será un poema.